jueves, 10 de noviembre de 2011

Debate a cinco u ocho

En el debate de RTVE que ha tenido lugar hoy a partir de las 22.10 han aparecido representados los cinco partidos con grupo parlamentario propio en el Parlamento: Ramón Jáuregui por Partido Socialista Obrero Español, Alberto Ruiz Gallardón por el Partido Popular, Pere Macías i Arau por Convèrgencia i Unió, Josu Erkoreka por Partido Nacionalista Vasco y Gaspar Llamazares por Izquierda Unida. Además, se ha dado voz también a Coalización Canaria, Unión Progreso y Democracia y Bloque Nacionalista Galego. María Casado, periodista de la cadena pública de televisión de España, ha sido la encargada de moderar el debate a cinco. El debate celebrado hoy se ha dividido en tres bloques, parecidos en contenidos al debate Cara a Cara entre Rajoy y Rubalcaba del pasado 7 de noviembre: el primero ha tratado sobre Economía, el segundo sobre Políticas Sociales y el último sobre distintos temas.

Los cinco representantes de los partidos políticos junto con María Casado

En el bloque de economía, los cinco representantes han llegado a una conclusión clave: hay que salir de la crisis y es importante la creación de empleo. Las maneras que cada representante han defendido eran distintas. La más destacada ha sido la de Izquierda Unida, quien ha hecho una crítica a los recortes que se han hecho durante esta legislatura. Una de sus citas iba al hilo de la necesidad de una mayor protección para los más desfavorecidos en vez de vulnerar todavía más su posición frente a la crisis. Los demás partidos han evitado varias veces los comentarios de Llamazares y estaban más unidos en sus formas de pensar sobre la economía y la manera de enfrentar la crisis. Los partidos nacionalistas han seguido la estela de los partidos mayoritarios, aunque han ahondado y profundizado sobre todo en la situación de su electorado: los ciudadanos de sus respectivas Comunidades Autónomas. Se ha hablado el tema de la economía industrial, clave en País Vasco, aunque parece ser más importante en España el sector primario y el sector servicios. No se ha hablado mucho sobre la necesidad de implantar energías renovables pero sí sobre invertir en I+D+I, donde podríamos englobar la ecología y una mayor productividad.

Respecto al tema de políticas sociales, Izquierda Unida se ha destacado al resto de partidos. Llamazares ha llamado la atención sobre el poco esfuerzo que han hecho las grandes fortunas para fomentar el Estado de Bienestar. Lo ha llamado "Estado de Medioestar" porque, entre otras cosas, hay muy poca presión fiscal sobre estos poderes fácticos. Los demás políticos han rondado la idea de "distinguir lo que es esencial de lo que no lo es", idea que ha sacado el representante del Partido Nacionalista Vasco. Se ha hablado poco sobre Educación. Erkoreka ha destacado que no se pueden cambiar los programas educativos con cada cambio de Gobierno. Gallardón ha dicho que se necesitaba dar una educación de calidad, pero no ha hablado de medidas concretas. Macías ha explicado que las políticas sociales son competencias de las Comunidades Autónomas y que se necesita una buena financiación a estas administraciones para que tengan capacidad de actuación. El Gallardón ha asegurado que no habrá recortes en las pensiones si el Partido Popular llega a la Moncloa.

Son importantes los nuevos temas que han salido en este debate, seguramente a raíz de la intervención de partidos políticos distintos a los grupos mayoritarios (sobre todo, suscitado el debate a partir de la intervención de Izquierda Unida): la corrupción (tema muy destacado y que el Partido Popular no ha evitado), contaminación bipartidista en todos lo órganos del Estado y, como consecuencia en parte de esto, la injusticia de la reforma constitucional sin someterla al referéndum.

La línea de los comentarios de BNG era muy cercana a la de Izquierda Unida, UPyD ha hecho alusiones a la duplicidad de la administración, al poco control de la corrupción y a la necesidad de una reforma fiscal. Coalición Canaria también ha hablado sobre la reforma fiscal, muy necesaria a su juicio, la necesidad también de que paguen más los que más tienen y la necesidad de crear una banca pública.

En líneas generales, los representantes de los partidos políticos han respetado los turnos de palabra y han intercambiado opiniones. A veces, las intervenciones de Llamazares no eran atendidas por el resto de los partidos. Ha sido una pena porque ha planteado temas bastante importantes. También han sido notables los distintos guiños que el representante de Izquierda Unida ha hecho a los indignados. De esta manera, ha introducido un poco el tema del 15-M, aunque no se ha hablado de ello en el debate. Tendremos que esperar a otro debate político para que se hable de ello...

No hay comentarios:

Publicar un comentario