jueves, 3 de noviembre de 2011

La OTAN sale de una y ya la quieren meter a otra

El 30 de octubre, la OTAN retira a sus tropas de la misión de Libia, poco tiempo después de la noticia de la muerte del dictador Muamar Gadafi. Todo esto a pesar de que Anders Fogh Rasmussen, secretario general de la OTAN, y los líderes occidentales, explicaran que el motivo por el que la OTAN estaba en Libia era hacer valer la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, asegurar una zona de exclusión aérea y un embargo marítimo a Libia, no la cabeza del dictador.

Parecía que ya no iba a haber más intervenciones militares en lo que queda de año (es decir, dos meses), pero una vez que la OTAN sale de Libia, parece que hay que meterla en otro fregado: ahora resulta que Estados Unidos y Reino Unido están estudiando atacar Irán. Israel también se lo está pensando: de hecho, según un artículo de El mundo, resulta que un 41% de la población israelí está de acuerdo con esa intervención.

En estas noticias, se habla de que la razón de la posible intervención armada en Irán tiene que ver con el programa de enrequecimiento de uranio. Sin embargo, en ninguna de estas noticias se habla de que estos países hayan mantenido conversaciones con Irán para intentar mantener un diálogo: parece que simplemente se quiere pasar a las manos, por si las moscas.

El más cercano al diálogo con Irán parece ser Anders Fogh Rasmussen, que ha descartado que la OTAN vaya a intervenir en Irán e insta a este país a cumplir el acuerdo de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

No hay comentarios:

Publicar un comentario